Cantinflas, 25 años sin el inmortal mimo

El 20 de abril de 1993, en la ciudad de México, murió Mario Fortino Alfonso Moreno Reyes “Cantinflas” por una propagación cancerosa en su pulmón. Desde entonces, año con año se han realizado eventos para su recuerdo constante, homenajeando la marca dejada por él desde su inicio en 1936 con su carrera actoral, productora, benéfica y directiva para la llamada época del cine de oro nacional. A 25 años de su muerte, se le homenajea incluso fuera del país.

En Tequisquiapan, Querétaro, se develó una estatua en memoria de Cantinflas por su película El Profe, filmada ahí en 1971. Ya teniendo la fama de Pueblo Mágico, la estatua ayudará tanto a la preservación de la memoria del actor como al incremento turístico de la región. Durante este año, también, se inician las grabaciones de una bioserie basada en El Mimo de México, que producirá Juan Osorio y que asegura mostrar escenas inéditas en la vida del ícono actoral que no salieron a la luz pública.

Estelarizando y alcanzando fama con la película Ahí Está el Detalle en 1940, su vida tuvo una ajetreada lista de eventos previos que distaban de los escenarios, pero que afilaron mejor sus dotes actorales. Iniciando como ayudante de zapatero, bolero, mandadero, cartero, taxista, intentando ser soldado tras fingir tener 21 años cuando tenía 16 años. Teniendo carisma amable y sencillo, logró participar en carpas de circo sirviendo como ayudante del maestro de ceremonias, asegurando aquí el inicio del nombre de “Cantinflas” como un seudónimo para evitar que sus padres se enteraran de su oficio al que consideraban vergonzoso. Otra versión afirma ser sobre su presentación y tartamudeo durante una presentación bajo la carpa Ofelia cuando olvidó su monólogo, algo que el propio sobrino del actor afirma como una leyenda urbana, pues dice que el origen del nombre se lo llevó Mario Moreno a la tumba. Su personaje, Cantinflas, fue formado al inspirarse de los personajes de barrios pobres añadiéndole las acrobacias y las mañas que aprendió en otros oficios.

Finalmente conoció al representante de la productora cinematográfica Posa Films dirigida por Santiago Reachi. Teniendo a Cantinflas como su único actor exclusivo, debutó en 1936 con la película No te Engañes Corazón. Tras varios cortometrajes, pudo desarrollar mejor al personaje hasta finalmente protagonizar en 1940 con Ahí Está el Detalle. A partir de aquí, las obras de Cantinflas continuaron ganando público, renombre, admiración y premiaciones por todo México y en América latina.

Desde sátiras al toreo como Ni Sangre Ni Arena (1941), contratos con Columbia Pictures, prestar su prestigio para la publicidad de actores mexicanos y el apoyo a la Asociación Nacional de Actores, hasta obras de teatro como Yo, Colón, donde llegaba a atacar políticamente a algunas personas de partidos distintos. Llegó al cine estadunidense volviéndose un foco de atención con La Vuelta al Mundo en 80 Días que le permitió ganar un Globo de Oro, pero la siguiente cinta en el país extranjero anglosajón no fue tan galardonada. Viendo al lenguaje como la barrera con el público, decide regresar a México y fundar su propia compañía, Cantinflas Films, donde continuó haciendo películas hasta la última, El Barrendero, en 1981.

La forma de su humor, las presentaciones de sátiras y los implementos de composiciones sociales, hicieron que se le comparara con Charles Chaplin, pues ambos protagonizaban al individuo de esperanzas profundas pero esfuerzos breves. En más de una ocasión, sus filmes parecían coincidir tanto con el tema como con la forma de la actuación, generando en el actor un respeto mutuo por la labor del otro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *